Envío nacional gratuito a partir de 35€ o recogida en tienda gratis

COMPRAR COSMÉTICA NATURAL ONLINE O HACERLA EN CASA: CAP 1 EXFOLIANTES

Comprar cosmética natural es una opción, pero no la única. Otra es hacerlo tú misma, ¿sabías que podemos hacer nuestro propio exfoliante en casa?


De más joven me encantaba ir a tiendas de cosméticos y mirar, buscar, oler y comprar. Parecía que nunca llegaría a tener todo lo que necesitaba para el cuidado diario de mi piel porque había infinitos productos, para la piel seca, grasa, contra las arrugas, para el cuello, o el escote, para el cuerpo, para el rostro… La pregunta que siempre me hacía era cómo poder tener una piel bonita y cuidada sin pasar horas en el baño ni gastar montones de dinero.

Y eso sin contar que fuera saludable, porque en aquel entonces no sabía nada de cosmética natural ni hábitos saludables. Lo único que captaba mi atención eran aquellos botes de colores llamativos con olores penetrantes y dulzones. No tenía ni idea de que los cosméticos comerciales llevan tantos tóxicos tan dañinos para la salud. No sabía nada sobre la relación de enfermedades con la aplicación de productos en la piel. Ni se me pasaba por la cabeza que pudiera haber tal conexión e imagino que todavía tantas mujeres están en la situación en que yo me encontraba hace unos años.

Por suerte, fui interesándome por la salud y la vida simple y después de hacer mis investigaciones, experimentos y demás, llegué donde estoy hoy: usando los mínimos productos de calidad y realmente beneficiosos, sin tóxicos, sin efectos secundarios y a precios razonables.

Mi lema es: menos es más. Menos productos. Menos ingredientes en los productos. Por supuesto, me fijo en que los productos sean de origen natural y vegetal y ecológicos, y si son Km 0 es un plus.

¿Comprar Cosmética Natural o Hacerla en Casa?

Qué sorpresa descubrir que una misma se puede hacer sus propios productos en casa, como puede ser un exfoliante corporal o facial. Y lo más divertido es que la mayoría de ingredientes los tenemos en la cocina porque son alimentos. ¡Y es que la piel es el órgano del cuerpo más grande! La piel está en permanente relación con los otros órganos, y es a través de ella que nuestro cuerpo nos revela disfunciones y malestares. Funciona como barrera protectora frente al exterior, pero también absorbe sustancias que pasan al interior de nuestro organismo.

Muchas de esas sustancias no figuran en las etiquetas de los productos ya que se encuentran en baja concentración, pero no por ello son inocuas. Por eso, lo mejor es estar seguras de que los productos que usamos están elaborados con cuidado, con ingredientes 100% naturales y ecológicos certificados. O como decía hace un momento, podemos elaborar nosotras mismas nuestros productos.

Volviendo al exfoliante, ¿qué te parece si te digo que para deshacernos de las células muertas y tener una piel bonita y sedosa no hace falta una crema exfoliante? Yo soy muy fan de la exfoliación en seco, como ya os comentaba en la publicación sobre los 7 cosméticos naturales que debes tener  Para hacer este tipo de exfoliación solo necesitamos un guante de esparto, cactus o yute o un cepillo de fibra de sisal (ágave) (sustitutos de los tradicionales guantes de crin no veganos o de los cepillos que usan cerdas de plástico) y pasarlo por todo el cuerpo con movimientos circulares, antes de la ducha.

Si prefieres hacer la exfoliación mientras estás en la ducha, entonces puedes hacerte una crema exfoliante como las que comparto a continuación. A cada una os puede gustar una diferente, ya que os podéis dejar seducir por los ingredientes. Yo siempre voy a lo que es más sencillo y accesible para mí, así que trato de usar ingredientes que ya tengo en la despensa o que puedo adquirir fácilmente. Así, un exfoliante muy popular es el que está hecho con azúcar, ya sea blanco o moreno. Quizás todavía te queda azúcar blanco que ya no quieres consumir porque estás transicionando hacia una alimentación saludable sin azúcares refinados. Pues aquí tienes una manera de usarlo para no tener que tirarlo. Generalmente se mezcla el azúcar con algún líquido, ya sea zumo de limón, aceite vegetal o una crema corporal que ya tengáis. Las proporciones al gusto de cada una, viendo que os quede una consistencia que se pueda aplicar sobre la piel con facilidad (ni muy líquida ni demasiado granulada).

Otro ingrediente muy común usado como exfoliante es la sal marina, mejor que sea gruesa. Aunque para hacer una exfoliante facial, una sal más fina funciona mejor. Podéis usar la sal que tengáis, la del Himalaya también va perfecta. Igual que con el azúcar, la sal se mezcla con alguna de las sustancias comentadas más arriba.

Además de exfoliar, podemos a la vez hacer que la piel tenga más firmeza si añadimos algún ingrediente especial. La cafeína favorece la circulación sanguínea, así que añadiendo a las mezclas de antes una parte de café molido, estaremos ayudando a mejorar el aspecto de la celulitis y el flujo sanguíneo.

Otros ingredientes usados para exfoliar la piel y dejarla limpia y suave son la harina o los copos de avena, la harina de garbanzos y el bicarbonato sódico. Estos serían los ingredientes secos a usar en lugar del azúcar o la sal citadas anteriormente. Para información más detallada, creo que lo mejor es que cada una busque sus recetas favoritas. ¡Google es un gran amigo y sabe mucho sobre exfoliantes caseros!

Hablando de los aceites que podemos mezclar con los ingredientes secos (como el azúcar o la sal), la verdad es que todos los aceites vegetales pueden cumplir con la función. Los diferentes aceites vegetales se han ido poniendo de moda por sus virtudes. De oliva, de almendras, de coco, de aguacate, de cáñamo… ¡Hay tantos! Otra vez invito a que cada una haga sus propias búsquedas y escoja aquellos que más le convengan por calidad, precio y que sean fáciles de adquirir. Por ejemplo, el Aceite de Almendras de Mon, es un aceite base por excelencia para formular cualquier mezcla. Muy recomendable para hidratar la piel de los niños y bebés, y para evitar la formación de estrías durante el embarazo. A estas mezclas podemos añadir algunas gotas de nuestros aceites esenciales favoritos, para disfrutar de una experiencia más completa: aromaterapia para los sentidos.

Cuando ya tengas preparado tu exfoliante corporal casero hecho a tu manera y a tu medida, solo tendrás que aplicarlo sobre la piel húmeda. Puedes verter un poco de la loción exfoliante sobre tu mano y aplicarla sobre la piel extendiéndola mediante movimientos circulares suaves y ascendentes: sobre las piernas, en los brazos, en la espalda, el escote, el cuello, el vientre... Tras un rato de masaje, ya la puedes retirar con abundante agua tibia.

Para finalizar esta sesión de autocuidado, podemos aplicar nuestra crema hidratante corporal y ya podemos lucir una piel luminosa y suave. Y todo con ingredientes naturales y simples. ¿Te animas a probar la simplicidad?